DICCIONARIO PARISINO III

Hola a todos,

Aquí os dejo una nueva entrega del Diccionario Parisino para que toméis buena nota.

Somarda o somardón: dícese de la persona que “a la chita callando” o “por lo bajini” no paran de importunar o chinchar.

– “A lo tonto modorro” : similar al concepto anterior (ej: a lo tonto modorro se nos fue quitando a todos de enmedio)

– Alparcear : chismorrear (ej : los alparceros profesionales de los programas televisivos de “salsoteos” y “tomateos”, mal llamados “del corazón” pues lo son “del excremento”.

Besicos

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Diccionario Parisino. Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a DICCIONARIO PARISINO III

  1. Marta Terrén dijo:

    Ja Ja, me parto contigo París!
    Realmente son muy buenos, a ver si vas a terminar haciendo un libro “Diccionario Parisino”.
    Un beso

  2. Elisa dijo:

    Yuju!!! Apreciaciones diversas de mujer variada dentro de su unicidad. Comparto tu opinión y el gusto por las grandes palabras de nuestra tierra.

    Mis favoritas:

    Rosigar: rader un hueso o similar hasta dejarlo más limpio que una patena. Es onomatopéyico hasta decir basta.

    Desustanciao – destalentao: La palabra no da lugar a dudas y sobra comentarla… pero qué pichorras!! Dícese de aquel que además de tener menos luces que un barco de contrabando colombiano, jode al prójimo sin quererlo en su apagón, provocando, pues, daños a terceros (y a cuartos si se ponen a tiro).

    Abrazos, ojos y orejas mil… de una compañera de fluír que acaba de descubrir tu voz y tu arte.

  3. TROMPETA dijo:

    Hola,
    Te he visto esta tarde en el Tierno Galván, ese denostado y olvidadado parque de cuyo nombre tantos nostálgicos de otros tiempos peores no quieren acordarse (y hoy por hoy, menos), y he flipado con la marcha y el buen rollo que desprendes. Con qué portentosa voz te han premiado los Hados. Venía de disociarme -sentimentalmente hablando-, y de alguna manera he renacido. Y con la misma mujer, que es lo más difícil. Viva la poesía. Muchas gracias, Carmen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *